Nueva miniHistoria. Introduccion de Erdgall y los Fae.

Me ha dado, no soy una chica constante, pero hace unos días en momentos de estrés, incertidumbre y esas cosas que les suelen pasar a las adolescentes, casi joven adulta, un amigo me recomendó que escribir podría ayudarme a desconectar. Fíjate tu por donde creo que es buena idea, olvidarme un rato de cualquier cosa que pase en el mundo y centrarme en los míos. Que tengo varios, pero como ya he dicho no soy nada constante en mi vida, ahora de mi cabecita salió una historia. Así que vamos a ello.

El mundo de Erdgall, grande, majestuoso, lleno de criaturas indómitas y salvajes y algunas no tan salvajes. Un mundo donde la magia era la orden del día. Digamos que en Erdgall las criaturas dominantes no eran los humanos, no señor, eran los Fae.

Los Fae son parecidos a las hadas que conocemos, pero no tienen alas. Imaginaros la típica hada, pero en vez de medir cincuenta centímetros e ir con vestidos de volantes, ponerle que mide mas de metro ochenta, no tiene alas, pero si tiene la piel como de porcelana, el pelo como la plata y las orejas terminadas en punta. Seres hermosos y atractivos, que con solo mirarlos pierdas el sentido. Pero no todo es como pintan los cuentos, si miras muy de cerca a esas criaturas verás sus imperfecciones.

La primera, sus colmillos, afilados y letales. Con un solo mordisco se alimentaran de todo el Chi de tu interior, toda tu energía vital, dejándote solo como una cascara vacía, sin emoción o sentimiento.

La segunda, sus ojos, azul pálido, como la nieve recién caída en la montaña. Mirarlos sería fatal, puesto que podrían entrar en tu cabeza y descubrir tus mayores miedos, tus grandes secretos, ya no podrías huir jamás de ellos.

Y por último, sus agudos sentidos. Te pueden oír a kilómetros de distancia, oler, ver. Da igual donde estés te encontraran si es lo que desean, te cazaran y no podrás escapar.

Creo que hay algo que olvidé mencionar, los Fae, no son benevolentes, no son caritativos, compasivos y llenos de buena voluntad. Los Fae tienen hambre, siempre, cazan, persiguen y atacan sin ninguna dificultad. Son monstruos que se alimentan de las vidas humanas sin ningún remordimiento. Solo aprecian a los animales y a las plantas, pero a los humanos que llegaron desde el Portal de Oirbiath, a ellos no les respetan, los tratan como al ganado, como si su sola presencia en Erdgall fuera una ofensa a todos los dioses.

Erdgall es un mundo grande, lleno de grandes bosques, altas montañas, lagos profundos y mares cristalinos. Si vas muy al norte, encontraras el hogar de los Fae de Invierno, en las montañas de Yulesmain, donde siempre nieva, siempre hace frío, donde viven los más Fae más temibles. Las montañas son rocosas, rodeadas de nieve fina y brillante que cuando refleja el sol impide que puedas ver con claridad lo que hay a tu alrededor, porque brilla tanto que te ciega. Muchas cuevas hay en esas montañas, donde se esconden criaturas de lo más curiosas, como el Jixtex, un pájaro de color blanco, que vive en pareja y nunca se separa, se mimetiza con la nieve de la montaña y te atrapa si te ve. Algunos Fae las utilizan de transporte, si son capaces de domarlas sin perder un brazo.

Si te mueves hacia el este, encontraras a los Fae de Primavera que viven en las Praderas de Ostaranen, verdes, repletas de todo tipo de flores. Estos Fae tienen sus momentos cariñosos, adoran todo tipo de plantas y hacen las mejores pociones e infusiones de todo el Reino de Erdgall. El problema es que si te gusta una flor y la arrancas, te perseguirán y te mataran sin piedad, ellos piensan que se ha de pedir permiso a la naturaleza a través de varios rituales para poder utilizar aquello que nos proporciona. Son muy religiosos y ceremoniales. Las praderas son extensas y tienen lagos, como el Lago Gladierten o el LAgo Eivialon, de aguas cristalinas y repletos de animales, como el Luciot o el Murmun.

Yendo hacia el oeste, podemos encontrar los Bosques de Mabonish, hogar de los Fae de Otoño, repletos de arboles tan altos que llegan hasta el cielo, con sus hojas de colores marrones, dorados y rojos. Estos Fae son cazadores, les gusta cazar, pero nunca matan al animal y si lo hacen siempre con respeto y para sacrificio hacia los dioses, nunca en su propio beneficio. En las copas de los arboles podemos ver sus cabañas, hechas de madera de los mismos y llenas de cuchillos, arcos y dagas fabricadas por los mejores artesanos de todo el reino. En los bosques encontrarías criaturas como el Carnado o el Cuerpoligero, grandes, feroces y adoradas por los Fae, aunque intentaras cazarlas para poder alimentarte, te aseguro que ellas no serían tu cena.

Y por último, yendo al sur, están las maravillosas Playas de Lughnasahdun, donde habitan los Fae de Verano, que adoran el mar, el Mar de Priturems es el más conocido y donde habitan el Dilfio o el Colamud. Los Fae viven en las costas, pescando y bañándose en el agua salada, por ello su piel parece que tenga pequeños diamantes, ya que la sal se les queda pegada. Estos Fae no son ni buenos ni malos, en realidad, no se inmiscuyen en nada, solo se bañan y pescan, pero si contraminas sus mares, no habrá lugar en el reino que pueda salvarte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s