Mini Historieta: Último capitulo

SEÑORAS Y SEÑORES ESTO SE ACABA.

A ver he decir que mi historia me gusta, un relato corto que creo que no lo hice pesado……al parecer solo me gusto a mi porque ni nadie me dijo nada ni a nadie le intereso, pero oye, esto lo hago porque me gusta y los demás que piensen lo que quieran. Bueno a los que les haya interesado lo mínimo mi historia he de decir gracias, por leerme, por atenderme por mil cosas más. Muchas gracias, vamos con el último capitulo, espero que os guste y disfrutéis.

Volví de vomitar, lo odiaba.

Digamos que mi desenfreno en la fiesta del Eclipse tuvo sus consecuencias, en forma de embarazo. Sí, estaba embarazada de Brais, el Cuidador de Caballos atractivo con el que había bailado en la fiesta. Al principio me arrepentí, estuve tentada a provocarme la perdida del bebé, pero no pude.

Brais era dulce y bueno conmigo, al contrario de mi anterior relación, él se preocupaba de lo que yo pensaba, dejaba que siguiera con mi trabajo y sobretodo no me pedía explicaciones cuando me quedaba mirando al vacío pensando en tiempos pasados.

Brais muchas veces traía comida a casa, y se ocupaba de mis antojos. Se había mudado conmigo, ya que él principalmente solía vivir en los establos y yo no podía con el olor.

No estaba enamorada de él, pero sentía un cariño especial y una atracción.

Aunque eso pueda parecer triste, estaba feliz, mucho mas de lo que había estado desde hacía tanto que ya no recordaba como era el propio sonido de mi risa.

La vida no era ya tan gris, podría tener una familia, no la familia que habría querido en mi tierna juventud, pero si la familia que podía tener. Alguien que me quisiera por quien era, no porque era la novedad.

Sé que es injusto, que Keiran seguro que me amaba de verdad pero no lo volví a ver, no me busco y no intento liberarse de aquellos que le impedían estar conmigo. Se resigno, y eso era suficiente para demostrarme que no sentía por mi lo que yo había sentido por él.

Habían pasado tantos años, tan largos, tantas cosas que habían hecho que mi corazón se parara o palpitara. Que creo que nunca pude imaginar cual iba a ser el final.

Era un día claro, yo con mi barriga enorme sentada entre los arboles que delimitaban el lago, contemplando con pasión como Brais cabalgaba. Sonreí, el bebé de mi interior dio patadas y yo le canté una pequeña nana. No tenía buena voz, pero me habían dicho que era bueno cantarle al bebé.

Entonces oí los disparos. Vi como uno de ellos le daba al compañero de Brais, y como otro hacia que el caballo se desbocará y tirará a Brais de él.

Oí los gritos, vi las peleas, pude ver como la guerra que creíamos finalizada nunca se acabó. Solo habían esperado a que creyéramos que estábamos a salvo. Que ilusos fuimos.

Corrí a socorrer a Brais, pero con gestos me dijo que huyera, que le dejara atrás y en esos momentos lo único que pensé fue en mi bebé y deje atrás al hombre más bueno con el que me había topado jamas.

Corrí y corrí, a través de los arboles recordando mi época en El Bosque, pero no era tiempo de recuerdos, era tiempo de supervivencia.

Me paré sin más fuerzas para continuar, resoplando e intentando recuperar el aire mi mente no me dejaba pensar. ¿Qué había pasado? ¿Por qué ahora? No lo sabía y tampoco iba poder contestar a mis preguntas, porque a la lejanía entre los arboles logré vislumbrar una figura. Mis tontas ilusiones al principio me hicieron creer que era Brais, que había conseguido escapar. La primera equivocación, la que sería la última.

La figura se convirtió en una silueta definida y la silueta se convirtió en un hombre. Alto, musculoso de pelo negro y con mirada fiera. Un Limpio.

Me levanté lo más rápido que pude e intenté correr, lo que resultó imposible por culpa del balazo que recibí en la pierna izquierda y que me tiró al suelo de manera brusca.

Iba a morir, morir de muerte, de no volver nunca más a abrir los ojos. Lo sabía, y sabía que él estaba deseando matarme. Lo sentía por su respiración agitada, por los movimientos rápidos que hacía para recargar la pistola.

Cerré los ojos, lloré internamente por el niño no nacido que había llegado a amar con todo mi corazón, lo único bueno de una vida de desgracias que ni siquiera podría tener.

-¿Laeli?

Esa voz….me era familiar, demasiado.

Me dí la vuelta deprisa. No, no era posible. Keiran.

-¿Tú? ¿Tú eres parte de esto?…..

No me salía la voz, y no estaba muy segura de si encontrármelo era algo bueno o malo, había demostrado que me hubiera matado al instante de no haberse dado cuenta de quien era.

-Creía que estabas muerta….creí que habíamos muerto hacía mucho.

-¿Esa es tu excusa? ¿Tú excusa para matar a todos los mios es que yo ya estaba muerta?

No me lo creía, siempre pensé que él había dejado a un lado el EDP, por lo nuestro. Demasiado ilusa ¿verdad?

-Estas embaraza, me olvidaste.

-¡No te atrevas a reprocharme nada! ¡Tú no volviste a por mi! ¡Me dejaste! ¡Me abandonaste y tuve que estar con un hombre que deteste todo el tiempo! ¡Ahora que había conseguido ser feliz! ¡Te olvidé, si, por fin!

-Te juro que pensé que estabas muerta, vine, vine y no te encontré.

-Dejate de mentiras, matame o dejame ir, pero no digas una palabra más.

Reconozco que no fue la mejor última frase del mundo, pero no podía seguir escuchando como el hombre al que yo había idealizado, la relación que había convertido en mi tormento y en lo único que hacía que siguiera adelante se fuera por la borda porque ese hombre no existía y porque me había engañado.

Oí como recargaba la pistola, al final su instinto de Limpio iba a dominarle y me iba a matar. Recé por última vez a los Dioses y les supliqué que tuvieran piedad de mi y que me dejaran ver a mi hijo y a Brais en mi siguiente vida.

Oí el disparo. Se acabó.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s